LOS IMPUESTOS

. . No hay comentarios:
El sector público, para financiar sus gastos, se ve obligado a establecer impuestos. Aunque el objetivo primordial de los impuestos es el de cubrir los gastos públicos, también se pueden utilizar para otros propósitos, como desalentar la producción de determinados bienes, o para modificar la distribución de la renta.

Los principios y objetivos básicos de un sistema impositivo son:
• Equidad: se pretende que los impuestos sean justos y que generen un reparto aceptable de la carga. Algunos sostienen que a los individuos se los debería gravar de acuerdo con las ventajas o beneficios que cada uno pueda recibir de la actividad del estado. Para otros, a la población se la debería gravar de forma que se lograse un reparto aceptable de los sacrificios.
• Neutralidad: se toma como punto de partida el buen funcionamiento de un sistema de libre mercado, y de ello se infiere que el sistema de impuestos debe establecerse de forma tal que perturbe lo menos posible las fuerzas del mercado.
• Simplicidad: su aplicación práctica no debería plantear excesivas dificultades y los objetivos recaudatorios se podrían alcanzar.

La incidencia de un impuesto.
Supongamos que un productor debe pagar en concepto de impuesto una cantidad de dinero, por unidad de producto vendida. Esto significa que para poder vender una unidad determinada, el productor no se conformará con el mismo precio que anteriormente obtenía, de forma que su función de oferta se desplazará hacia arriba indicando que el precio que obtiene por cada unidad es el que le permite cubrir el impuesto. El desplazamiento de la curva de oferta tendrá exactamente la cuantía del impuesto. Según que la demanda sea más o menos rígida, el consumidor pagará una mayor o menor parte del impuesto. En cualquier caso, el efecto del impuesto ha sido disminuir la cantidad total producida.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Popular Posts

Seguidores