FRACASO DEL MERCADO Y FUNCIONES DEL ESTADO

. . No hay comentarios:
Tal vez el acontecimiento económico y político de mayor trascendencia del siglo pasado lo constituye la formidable expansión de las actividades del Estado y su creciente intervención en la vida económica y social. Esta nueva concepción acerca del papel de la acción estatal contrasta profundamente con la imperante en el siglo XIX. En efecto, los principios más importantes de la Ciencia de las Finanzas Públicas durante los siglos XVIII y XIX se inspiraban en el llamado Estado liberal, donde se limitaba al mínimo las actividades públicas, confinándolas -en lo posible- a las tradicionales funciones de policía, justicia, ejercito y diplomacia, reservándose el resto de las actividades la iniciativa privada.

Abogando por reducir al mínimo el papel del Estado, en beneficio de la competencia, como reacción contra el mercantilismo, Adam Smith y otros, sostenían la doctrina de la mano invisible: los individuos... no tratan de promover el interés público... solo tratan de sacar un provecho personal, y en éste, como en muchos casos, son llevados por una mano invisible a promover un fin que no estaba en sus intenciones. Por ello, el Estado debía abstenerse de intervenir y dejar actuar libremente las iniciativas privadas, la competencia y las leyes del mercado. Si bien el laissez faire provocó un rápido desarrollo económico, también acarreó males tan bien descritos en Inglaterra por Charles Dickens y en los Estados Unidos de América por Upton Sinclair: la explotación del obrero no especializado, espantosas condiciones de vivienda, grandes fortunas reunidas por la explotación monopolista y la especulación en las tierras, etc. Con el tiempo los males del laissez faire eran cada vez más claros y los graves acontecimientos de la primera mitad del siglo XX - dos guerras mundiales y las consecuencias sociales de la crisis de 1929- precipitaron la declinación de esta doctrina y dieron origen a una mayor intervención del Estado en la economía, alcanzando la contribución del gasto público a cifras sin precedentes en nuestros días -entre un tercio y la mitad de producto interno bruto-, en casi todos los países industriales de economía de mercado.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Popular Posts

Seguidores