ESTRUCTURA DEL CAPITAL DE TRABAJO

. . No hay comentarios:
Los elementos que forman el capital de trabajo son: efectivo, valores negociables, cuentas por cobrar o clientes e inventario o existencias.

El capital de trabajo permanente es la cantidad de activos circulantes que necesita la empresa para cubrir sus requerimientos habituales generados por sus operaciones. El capital de trabajo temporal es la cantidad de activos circulantes que cambia con las necesidades estacionales. Además es importante tener en cuenta que mientras más predecibles sean los ingresos de efectivo menor será la cantidad necesaria de capital de trabajo para las operaciones.

Uno de los componentes más importantes de los flujos de caja provenientes de operaciones es el capital de trabajo, y existen dos métodos para calcularlo dentro de los estados de flujos de efectivo, que son el método directo y el método indirecto. El origen de fondos más representativo es el cobro a clientes; de la misma forma, las aplicaciones de fondos más distintivas son: los pagos a proveedores por mercancías o servicios, además de los pagos por otras partidas de operaciones. El exceso de las partidas de capital de trabajo mencionadas anteriormente menos el pago a proveedores y el pago de otras partidas operativas como sueldos, por ejemplo, constituye el capital de trabajo neto operativo.

Las actividades más importantes que no perjudican al capital de trabajo son:
• Comprar activos circulantes en efectivo.
• Comprar activos circulantes a crédito.
• Cobros de las cuentas a clientes.
• Prestar efectivo contra letras a corto plazo.
• Realizar pagos que reducen los pasivos a corto plazo.

El gasto por depreciación disminuye el valor en libros de los activos fijos de la empresa y disminuye además la utilidad neta, pero no influye en el capital de trabajo.

La gestión del ciclo del flujo de efectivo es relevante en la administración del capital de trabajo, para ello se diferencian dos ciclos: el operativo y el de pagos, que se acoplan para establecer el ciclo de conversión de efectivo. El ciclo de flujo de efectivo se establece a través de tres periodos básicos de liquidez: el periodo de transformación de inventarios, el de transformación de cuentas por cobrar o clientes y el periodo en el que se pagan las cuentas pendientes. Los primeros muestran la cantidad de tiempo durante la cual se estabilizan los flujos correspondientes a los activos corrientes de la empresa; esto es, el tiempo requerido para que el dinero se convierta en inventario, el cual luego pasa a ser en gran parte las cuentas por cobrar, y finalmente se traduce en el ingreso de efectivo. El tercero muestra el periodo desde que la empresa obtiene los productos o servicios hasta que paga el monto a los proveedores correspondientes a estos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Popular Posts

Seguidores