TIEMPO Y COSTOS

. . No hay comentarios:
Con frecuencia, es muy útil visualizar la totalidad del tiempo futuro como aquel que tiene dos partes distintas, el corto plazo y el largo plazo. El corto plazo es el periodo en el cual ciertos equipos, recursos y compromisos de la empresa son fijos; pero el tiempo es lo suficientemente largo para que la empresa varíe su producción mediante el empleo de más material y materia prima. El corto plazo no es un periodo preciso que tenga que ser el mismo para todas las industrias. Sin embargo, todas las empresas que toman decisiones en el corto plazo tienen algunos costos fijos, es decir, costos que no cambiarán debido a los compromisos fijos. En las actividades reales de los negocios, algunos ejemplos de costos fijos son los intereses sobre los bonos, los gastos indirectos y los impuestos prediales. Los costos que no son fijos son variables. Los costos variables cambian a medida que cambia la producción de la empresa; algunos ejemplos son las materias primas y los sueldos de los trabajadores de la línea de producción.

En el largo plazo, todos los costos son variables. Los contadores financieros no distinguen entre costos variables y costos fijos. En lugar de ello, los costos contables generalmente encajan dentro de una clasificación que distingue a los costos de los productos de los costos del periodo. Los costos de los productos son los costos totales de producción en los que se ha incurrido durante un periodo —materias primas, mano de obra directa y gastos indirectos de manufactura—, que se reportan en el estado de resultados como costo de los bienes vendidos. Tanto los costos variables como los costos fijos se incluyen entre los costos del producto. Los costos del periodo son aquellos que se asignan a un cierto periodo; se les denomina gastos de venta, gastos generales y gastos de administración. Un costo de periodo sería el salario del presidente de la compañía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Popular Posts

Seguidores