ETAPAS DE EFICIENCIA

. . No hay comentarios:
Expresado de manera más formal, la eficiencia en el mercado significa que la parte no anticipada del rendimiento que se obtiene sobre un valor es impredecible y, si se examina a 10 largo de un número suficiente de observaciones, no difiere de cero de manera sistemática.

La parte no anticipada es simplemente el rendimiento real menos aquel que se esperaba, basado en algún análisis fundamental (por ejemplo, su valor “intrínseco”. Dicho de otra manera, es el elemento sorpresa.
Utilizando las definiciones de Fama, la forma débil de la eficiencia del mercado significa que el rendimiento no anticipado no está correlacionado con los rendimientos previos no anticipados. En otras palabras, el mercado no tiene memoria.

El conocimiento del pasado no ayuda a uno a obtener rendimientos futuros. La forma semi fuerte de la eficiencia del mercado significa que no está correlacionada con cualquier información disponible para el público. Por último, con la forma fuerte de la eficiencia del mercado, el rendimiento no anticipado no está relacionado con ninguna información, ya sea del dominio público o confidencial.

Al hacer un balance, la evidencia sugiere que el mercado de valores, en particular los valores que se listan en la Bolsa de Valores de Nueva York, es razonablemente eficiente.

Parece ser que los precios de los valores son un buen reflejo de la información disponible, y los precios en el mercado se ajustan rápidamente a la nueva información. Parece que los participantes en el mercado están listos para aprovechar al máximo cualquier patrón recurrente en los precios; y, al hacerlo, impulsan el cambio en los precios del valor "intrínseco" de un documento para convertirlo en una caminata aleatoria. Tal vez la única forma en que uno puede obtener provecho de manera constante es tener información confidencial; es decir, información acerca de una empresa que es conocida por sus funcionarios y directores, pero que no es del dominio público. Si los precios de los valores han captado toda la información disponible para el público, nos dirán bastante acerca del futuro. En los mercados eficientes, eso es 10 más que uno puede esperar.

James H. Lorie, Peter Dodd y Mary T. Hamilton, al igual que otras personas, señalan que la teoría del mercado eficiente presenta una paradoja curiosa: la hipótesis de que los mercados de valores son eficientes será valedera sólo si un número suficientemente grande de inversionistas no creen en su eficiencia y se comportan de acuerdo con ello. En otras palabras, la teoría exige que exista un número suficientemente grande de participantes en el mercado que, en sus intentos de obtener ganancias, reciben y analizan rápidamente toda la información disponible para el público respecto de las compañías en cuyos valores están interesados. Si llegara a cesar este esfuerzo considerable dedicado a la acumulación y evaluación de datos, los mercados financieros se volverían marcadamente menos eficientes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Popular Posts

Seguidores