LAS DIMENSIONES DE UN MERCADO

. . No hay comentarios:
Las dimensiones de un mercado se refiere a sus límites, tanto desde el punto de vista geográfico como desde el punto de vista de la variedad de productos que comprende. Cuando nos referimos al mercado de gasolina, por ejemplo, debemos dejar claro cuáles son sus límites geográficos. ¿Nos referimos al centro de Los Ángeles, ciudad situada al sur de California o a todo Estados Unidos? Y también debemos dejar claro cuál es la variedad de productos a la que nos referimos. ¿Debe incluirse en el mismo mercado la gasolina normal y súper? ¿La gasolina con plomo y la gasolina sin plomo? ¿La gasolina y el gasóleo?

En el caso de algunos bienes, tiene sentido hablar de un mercado únicamente en términos geográficos muy restrictivos. La vivienda es un buen ejemplo. La mayoría de las personas que trabajan en el centro de Chicago buscaran una vivienda que se encuentre a una distancia que les permita desplazarse a esa ciudad. No buscaran una vivienda que se encuentre a una distancia que les permita desplazarse a esa ciudad. No buscaran una casa que este a 200 ó 300 millas, incluso aunque sea mucho más barata. Las viviendas (junto con el suelo en el se encentran) que se hallan a 200 millas no pueden desplazarse fácilmente a Chicago. Por lo tanto, el mercado de la vivienda de Chicago es independiente y distinto, por ejemplo de los mercados de la vivienda de Cleveland, Houston, Atlanta o Filadelfia. En cambio, los mercados de gasolina al por menor son menos limitados desde el punto de vista geográfico, pero siguen siendo regionales debido al gasto que conlleva el transporte de la gasolina a largas distancias. Así el mercado de gasolina del sur de California es distinto al mercado del norte de Illinois.

El oro, en cambio se compra se vende en un mercado mundial. La razón se halla en que el coste de transportarlo es bajo en relación con su valor. Así por ejemplo, si el precio del oro fuera significativamente más bajo en Nueva York que en Zurich la gente lo compraría en Nueva York y lo vendería en Zurich obteniendo un beneficio (esta operación se denomina arbitraje y las personas que la realizan se llaman arbitristas; es la posibilidad del arbitraje la que impide que los precio de oro de Nueva York y Zurich se diferencien significativamente).

Cuando analizamos un mercado, también debemos dejar claro cuál es la variedad de productos que queremos incluir. Por ejemplo, existe un mercado de cámaras réflex de 35 milímetros y son muchas las marcas que compiten en este mercado. Pero ¿Qué ocurre con las cámaras instantáneas Polaroid? ¿Debe considerarse que forman parte del mismo mercado? Probablemente no, porque se utilizan con fines distintos y, por lo tanto, no compiten con las cámaras réflex. La gasolina es otro ejemplo. Las gasolinas normal y súper podrían considerarse parte del mismo mercado porque la mayoría de los consumidores puede utilizar cualquiera de las dos en su automóvil. Sin embargo, el gasóleo no forma parte de este mercado por los automóviles que utilizan gasolina normal no pueden utilizar gasóleo y viceversa”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Popular Posts

Seguidores