LA FINALIDAD Y LOS LÍMITES DE LA TEORÍA MICROECONÓMICA

. . No hay comentarios:
La economía, como cualquier otra ciencia, se ocupa de la explicación y la predicción de fenómenos observados. Por ejemplo ¿por qué tienden las empresas a contratar o a despedir trabajadores cuando varían los precios de las materias primas necesarias para el proceso de producción? ¿Cuántos trabajadores es probable que contrate o despida una empresa o una industria si sube el precio de las materias primas, por ejemplo, un 10 por ciento?

En economía, como en otras ciencias, la explicación y la predicción se basan en teorías. Las teorías se desarrollan para explicar los fenómenos observados por medio de un conjunto de reglas y supuestos básicos. Por ejemplo, la teoría de la empresa comienza con un sencillo supuesto, a saber, las empresas tratan de maximizar los beneficios. La teoría utiliza este supuesto para explicar cómo eligen las empresas la cantidad de producción que obtienen. También explica como dependen estas elecciones de los precios de los factores, como el trabajo, el capital y las materias primas, así como del precio que pueden cobrar la empresa por producto.

Las teorías económicas también constituyen la base para realzar predicciones. Así, la teoría de la empresa nos dice el nivel de producción de una empresa aumenta o disminuye cuando suben los salarios o cuando baja el precio de las materias primas. Aplicando técnicas estadísticas y econométricas, las teorías pueden utilizar para construir modelos a partir de los cuales es posible realizar predicciones cuantitativas. Un modelo es una presentación matemática, basada en la teoría económica de una empresa, un mercado o alguna otra cantidad. Por ejemplo, podríamos desarrollar un modelo de una empresa utilizarlo para predecir cuánto variaría su nivel de producción si el precio de las materias primas descendiera, por ejemplo en un 10 por ciento.

Ninguna teoría, ya sea de económica, física o cualquier otra ciencia, es absolutamente correcta. Su utilidad y su validez dependen de que consiga o no explicar y predecir el conjunto de fenómenos que se pretende que explique y prediga. De acuerdo con este objetivo, las teorías se contrastan continuamente por medio de la observación. Como consecuencia de esta contrastación, a menudo se modifican o refinan y de vez en cuando incluso se descartan. El proceso de contrastación y refinamiento de las teorías es fundamental para el desarrollo de la economía como ciencia.

Cuando se evalúa una teoría, es importante no olvidar que es invariablemente imperfecta. Ocurre así en todas las ramas de la ciencia. Por ejemplo, en física, la ley de Boyle relaciona el volumen, temperatura y la presión de un gas. Esta ley se basa en el supuesto de que las moléculas de un gas se comportan como si fueran diminutas bosas elásticas de billar y, debido en parte a esa razón, la ley de Boyle no se cumple en condiciones extremas de presión temperatura.

No ovaste en la mayoría de las circunstancias predice magníficamente cómo cambia la temperatura de un gas cuando varían la presión y el volumen y, por lo tanto, es un instrumento esencial para los ingenieros y los científicos.

La situación es muy parecida en economía. Por ejemplo, las empresas no maximizan permanentemente los beneficios, por lo que, tal vez por esa razón, la teoría de la empresa tiene un éxito limitado en la explicación de algunos aspectos de la conducta de las empresas como el momento escogido para realizas las inversiones de capital. No obstante, la teoría explica una amplia variedad de fenómenos relacionados con la conducta, el crecimiento y la evolución de las empresas y de las industrias, por lo que se ha convertido en un importante instrumento para los directivos y los responsables de la política económica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Popular Posts

Seguidores